El reto de la cocina canaria está en volver a los orígenes apostando por los productos de cercanía

El chef de Ingenio de 37 años, Serafín Romero, descubre en una clase magistral las posibilidades de los productos más prestigiados de la zona del sureste

P.M

El cocinero ingeniense Serafín Romero se declara un entusiasta convencido del producto local. El chef, que imparte durante la jornada matinal de este sábado día 14 de julio una clase magistral en las cocinas de la Fundación para la Promoción del Empleo, Formación Profesional y el Movimiento Cooperativo de Ingenio, señala la honestidad y la audacia como principales ingredientes de la gastronomía tradicional que practica en los fogones de su local gastro-bar Cinnamon, que regenta desde hace cinco años en la coqueta plaza de Santo Domingo de la capital palmera, en el límite del barrio de La Canela.

Confiesa que desde pequeño siempre soñó con ser cocinero. “Mientras mis compañeros aspiraban a ser policías, bomberos o médicos, yo siempre tuve claro que sería cocinero, aunque realmente no provengo de una familia de tradición cocinera”, dice.

Romero elaborará tres de los platos de la gastronomía de Ingenio que marcaron su niñez porque “me encanta rescatar los matices que me gustaban de pequeño. Por ello trabajaremos la sopa de la Virgen que se cocinaba los domingos en El Carrizal, en la que emplearé el pan especial realizado en el horno de piedra de Amaro, que es más antiguo de Canarias; unos calamares inspirados en la fama que cobraron en Ingenio que modernizaremos con un toque original, y un cochino negro criado en la zona que aderezaremos, en honor a la isla de La Palma, con queso ahumando y mojo de la isla bonita.” Curiosamente, de los muchos productos por los que es conocido Ingenio Serafín Romero se queda con el humilde pan de puño de miga esponjosa elaborado artesanalmente aún en horno de leña.

El chef de 37 años, que ofrece esta clase en el marco de la XXIII edición del Festival Internacional de Folklore de Ingenio “Muestra Solidaria de los Pueblos” que organiza la Asociación Cultural Coros y Danzas, estima que “las maneras de comer están cambiando y evolucionando afortunadamente en Canarias. La revolución de la cocina en las islas se ha producido también en el cambio de mentalidad del consumidor, que cada vez es más exigente e inquieto, conoce y está más informado sobre el producto y sus valores nutricionales. Ello contribuye a una revalorización del trabajo de los cocineros y del producto del denominado kilómetro cero”.

Para Romero, el reto de la cocina de Canarias está “en volver a los orígenes apostando por los productos de cercanía. Hay una oleada de cocineros que están luchando porque se conozca el producto de nuestra tierra, pero que el público valore ese esfuerzo también es primordial para el futuro de nuestra gastronomía. Criticamos que nuestros quesos artesanos, aceites o vinos de origen sean caros, pero ese ímprobo esfuerzo que realizan nuestros agricultores en el seno de economías domésticas familiares, en un territorio complicado y sometido a multitud de variables climatológicas hay que valorarlo. La pena es que nos estamos acostumbrando al precio del sabor insulso del producto industrializado y comercializado en las grandes superficies en donde no se mima la calidad”, agrega el chef.

Es uno de los cocineros más prometedores y de más proyección de la nueva cocina canaria. El pasado año fue finalista en la edición de Gourmetapa de Madrid, vencedor de la última edición del Encuentro Regional de Cocineros Canarios y primer premio en el Concurso de Recetas de la Biosfera, entre otros reconocimientos recientes.

Serafín Romero subraya que “tanto la cocina tradicional como en su línea más renovadora o arriesgada vive un auge en Canarias y está apostando más por el corazón con idea de que los comensales puedan compartir una experiencia en cada plato, que por la rentabilidad pura y dura”, concluye el chef de Ingenio.

serafin rosalva Serafin Romero