David Castellano: El Festival no es un lujo cultural, sino una necesidad en esta sociedad cosmopolita, multirreligiosa y multicultural

  • Director del Festival Internacional de Folclore de Ingenio ‘Muestra Solidaria de los Pueblos’ y presidente de Coros y Danzas de Ingenio, asociación cultural organizadora del evento

¿Puede realizar un balance general del desarrollo de esta edición?

Como todo y cada uno de los proyectos que desarrolla Coros y Danzas goza de una programación con su correspondiente evaluación conformada por reuniones post evento, encuestas cortas que para nosotros son muy concluyentes, utilizando algunos indicadores como por ejemplo, la incorporación de instrumentos y herramientas de medición de resultados aplicados a cada actividad, índice de participación de asistencia, repercusión mediática, impacto social y económico en nuestra geografía, ajuste de los gastos a los ingresos presupuestados, etcétera. Consideramos que solo las cuestiones tangibles y medibles son las que podemos mejorar.

En general, el balance es altamente muy positivo. Las diferentes actividades se han desarrollado en grado de excelencia atendiendo al número de público asistentes y opiniones de voces autorizadas referentes a organización y variedad de propuestas. Nos consta que el público ha llenado calles, plazas y teatros, con el valor añadido que no se han producido incidentes, y que la atención y convivencia se ha desarrollado con total normalidad, respeto y garantías para la salud y el bienestar de todos.

Otro valor añadido a lo anteriormente expuesto es el análisis y posterior conclusión positiva que arrojan los cuestionarios que los directores de los diferentes grupos que nos visitan tienen la obligación de cumplimentar y que van dirigidos a CIOFF Mundial sin intermediación alguna de la organización.

Este año, como sucediera el pasado año, contratiempos de carácter burocrático-administrativo impidieron que Indonesia y Marruecos pudieran desplazarse hasta la isla para participar en el programa. ¿Cómo estima que podría solucionarse este importante problema con la Administración competente que ocasiona un perjuicio evidente a este y a otros festivales que se celebran en España?

Cuando la cultura sea considerada por las administraciones como un elemento dinamizador a nivel social, económico, que favorece la interrelación entre los diferentes pueblos del mundo. La Administración debe realizar su trabajo con rigor pero también con celo, mimo y con especial sensibilidad para estas situaciones, máxime cuando estamos proyectando en la sociedad los mismos objetivos que propone y defiende la UNESCO.

En estos festivales no existe ningún tipo de remuneración económica alguna, máxime cuando son los diferentes grupos los que tienen que desplazarse hasta el aeropuerto más cercano con costes a su cargo, y en muchas ocasiones se les exige contar con el billete aéreo antes de concederles los correspondientes visados.

Las instituciones competentes deberían facilitar y/o agilizar los trámites para el correcto y buen desarrollo de actividades de este tipo porque para una organización sin ánimo de lucro el desgaste afectivo, económico y el impacto en la sociedad cuando un grupo se queda en el “limbo” de las embajadas, es altamente negativo. Ya lo hemos comentado en otros foros: el Festival no lo consideramos como un lujo cultural, sino como una necesidad en esta sociedad cosmopolita, multirreligiosa y multicultural.

El próximo año se cumple la edición 25 del festival, cumpliendo el mismo sus Bodas de Plata. ¿Ha pensado ya en algunos contenidos especiales de cara al programa para esa fecha tan señalada?

Una de las actividades que se ha convertido por derecho propio en un prólogo de lujo para lo que coloquialmente conocemos como ‘El Festival’, es el Campus de de Etnografía y Folclore, que se desarrolla en Ingenio impulsado por la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria. Cada vez posee más arraigo. Es por ello que vamos a seguir manteniendo reuniones periódicas con los responsables de la universidad como Antonio Ramos Gordillo, José Yeray Rodríguez Quintana y Manuel Pérez Rodríguez, porque deseamos que siga en la misma línea ascendente y para ello es muy importante la puesta en valor de nuevos temas de actualidad para la sociedad, a la vez que contar con los mejores especialistas en las diferentes materias.

Aunque existen muchas ideas, ahora lo que toca es cerrar la presente edición, realizar la memoria y cumplir con todos los compromisos y responsabilidades que conlleva el entramado de la organización de un evento de estas características. De lo que sí estoy seguro es que este Festival mantendrá, aún con el paso del tiempo, su verdadera esencia: atender a la diversidad cultural, a la creatividad artística y la consecución de la Paz, objetivos planteados desde sus inicios y que le son comunes a los defendidos por la UNESCO.

Usted ha destacado en diversas ocasiones al referirse a uno de los valores de este evento al término ‘cohesión social’. ¿Qué cree que supone para el municipio de Ingenio este festival y cómo piensa que lo hacen suyo los vecinos y vecinas de este municipio?

El Festival no ha aflorado en Ingenio por casualidad. La semilla del folclore ha germinado con especial profusión en esta villa desde tiempos pretéritos donde nuestros convecinos custodian sus tradiciones con un especial celo, convirtiéndolas en su principales señas identitarias al igual que los valores de la hospitalidad y solidaridad.

Coros y Danzas de Ingenio, a través de sus siete decenios de existencia, de forma ininterrumpida ha ido atesorando una experiencia multicultural enarbolando la bandera canaria a través de su folclore por el resto del mundo, además del extraordinario trabajo que realiza en sus escuelas.

Por ello surge desde Coros y Danzas de Ingenio un proyecto sencillo, humilde, para nada austero, pero con unos objetivos comprometidos con nuestra sociedad y con el propósito de conservar y difundir la cultura y las tradiciones de nuestro pueblo con otros grupos humanos del mundo. Gracias a esa complicidad y compromiso de nuestros vecinos y vecinas el Festival se ha convertido en un sentimiento popular

A nivel político, las diferentes corporaciones que han conformado el Ayuntamiento de Ingenio, el Cabildo de Gran Canaria y el Gobierno de Canarias han apoyado e impulsado este evento. En el aspecto económico un gran calado empresarial del municipio y de fuera del mismo aporta su granito de arena para hacerlo posible cada año, si no es con dinero, con la aportación de otro tipo de recursos. En el apartado social, Ingenio durante estos días hace gala de su hospitalidad, humildad y sencillez, acogiendo a los participantes con los brazos abiertos y con la alegría de ver que sus calles y plazas rebozan paz, esperanza y concordia y, especialmente, acudiendo de forma masiva a todas y cada una de las actividades programadas.

Cuando analizamos a un “pueblo” pensamos en un grupo humano que conserva y transmite su tradición, con una sensibilidad especial para todo su acervo, lo que les inviste de identidad. Ingenio, con su carácter cosmopolita, no quiere perder la suya porque es consciente que el Festival emana de la génesis, de la esencia de los pueblos, al margen de su ubicación geográfica.

¿El futuro Museo del Festival qué puede aportar como complemento al festival?

Este museo, siguiendo las normas del ICOM de la UNESCO, desea convertirse en un espacio lúdico, pero además en un lugar para conservar, difundir y exponer los diferentes elementos donados por los grupos que han visitado el festival. Debe ser fuente de conocimiento para compartir y centro para labores investigativas de nuestra historia.

También servirá para rememorar lo que ha sido y es este festival a lo largo de su trayectoria, permitiendo a los futuros participantes y a las generaciones venideras de nuestro pueblo que no han tenido la oportunidad de haber vivido esta experiencia, poder conocerlo y apreciarlo como patrimonio intangible de este municipio.

¿Para cuándo se espera su apertura?

Por nuestra parte esperamos que sea en breve porque, a falta de algunos detalles para cerrar completamente las aplicaciones audiovisuales, ya hemos equipado el museo con los objetos que serán exhibidos. Tan solo restan algunos detalles para que quede listo definitivamente.

¿De quién dependerá su gestión?

Si bien el edificio pertenece al ayuntamiento, nosotros solo contamos con una parte de ese espacio. La gestión y dirección de este museo estará en manos de Coros y Danzas de Ingenio, la cual también se encargará de que el material que se exhibe sea itinerante, dando así cabida a la inmensa cantidad de objetos, trajes y presentes que han sido donados a este festival a lo largo de su trayectoria. Pero para que el museo sea un ente vivo y el pueblo se enamore y lo haga suyo, como ha sucedido con el festival, es necesario su apertura de forma permanente y no solo en horarios “oficiales”, sino a través de un becario que pueda realizar esa labor vertebradora y cognitiva de las diferentes personas interesadas en el estudio de los archivos allí existentes.

El festival ha coincidido con la celebración durante este año de las siete décadas de la fundación de Coros y Danzas de Ingenio. ¿Podría entenderse o ser posible la organización de este festival sin Coros y Danzas?

No. Coros y Danzas de Ingenio ha sido y será el "alma mater" de este proyecto, siendo así mismo sus integrantes parte importante y fundamental del mismo, pero siempre con la mirada puesta en el rigor, programación, compromiso, voluntarios y humildad.

¿A su juicio cuáles son los retos o desafíos futuros a los que se debe enfrentar este festival?

En principio, intentar mejorar la oferta alojativa pero especialmente que las instituciones tomen conciencia de la importancia de la interrelación de las personas que nos visitan en la consecución de la Paz, en la defensa de la idiosincrasia de los pueblos y faciliten los trámites para los desplazamientos, principalmente desde algunos continentes como África. Estoy convencido que desde esos despachos no son consciente del desgaste que supone para el altruismo con el que trabajamos que al final no podamos contar con un determinado grupo.

¿Cuál sería su sueño hasta ahora incumplido con respecto a este festival?

No tener problemas con las diferentes embajadas y que los grupos puedan desplazarse hasta este continente en miniatura que es Gran Canaria. Aunque los etnógrafos y folcloristas nos alimentamos de sueños, creo con absoluta convicción que este deseo es una quimera.

¿Se imaginó usted en alguna ocasión cuando se puso en marcha este evento la dimensión e importancia que alcanzaría?

La verdad es que no. Cada edición la abordamos como si fuera la primera, con ilusiones y fuerzas renovadas, intentando mejorar aquellas cosas que por un motivo u otro no terminan de satisfacer a la organización. También intentamos otorgar al evento un carácter y programa más completos con el ánimo y el objetivo de que cada edición este Festival no solo cuente con actividades de música, canto y bailes, sino de una serie de actividades paralelas que ayuden a engrosar y completar la acepción de la palabra folclore, incorporando iniciativas que atiendan a la información, formación y al estudio de la cultura (conferencias, jornada gastronómica, juegos y deportes tradicionales, etc.). Es por ello, por lo que este Festival ha sido considerado como uno de los tres más importantes del mundo por CIOFF y por la UNESCO.

Cualquier otra consideración que desee apuntar.

En primer lugar quiero expresar mi gratitud para los ciudadanos y ciudadanas de Ingenio, así como para aquellas personas que ya son asiduas a este evento y que nos llegan desde diferentes lugares del mundo. También me gustaría aprovechar para agradecer una vez más y públicamente la aportación de los voluntarios, de las instituciones, de las empresas y las personas que de forma anónima cada año hacen posible este evento internacional y sin cuya aportación y ayuda será difícil llevarlo a efecto.

David