La arteria comercial de Ingenio, pasillo de honor para las embajadas culturales del festival

En la tarde de ayer viernes tuvo lugar el segundo pasacalles del Festival Internacional de Folklore de Ingenio “Muestra Solidaria de los Pueblos”. El mismo llevó a agrupaciones folklóricas locales y a los grupos visitantes a lo largo de una de las principales arterias del municipio, la Avenida Carlos V de Carrizal. Durante su recorrido, miles de personas contemplaron los bailes y cantos más significativos de las embajadas culturales, a quienes brindaron calurosos aplausos. Después del pasacalles, los conjuntos extranjeros interpretaron, ya de forma más formal, varios temas en el Centro Cívico de Carrizal, acto para el que se agotaron todas las entradas.

nueva zelanda.jpg

El encargado de abrir el acto fue el Grupo Municipal de Bailes Regionales de Granada. Su actuación estuvo compuesta por varios géneros, predominando sobre todos ellos el tanguillo. Todo su repertorio fue planteado como un homenaje al poeta Federico García Lorca, natural de la ciudad de la Alhambra.

El grupo Nga Uri Te Wai-o-Taiki, de Nueva Zelanda, prosiguió con cuatro temas, cada uno de ellos con una intención diferente. El primero de ellos fue interpretado como muestra de agradecimiento al director del Festival, David Castellano, y al municipio de Ingenio por la acogida que les ha brindado. El segundo de los temas quiso reconocer el valor de la mujer: su belleza, gracia en sus movimientos y ritmo. El tercero de los temas consistió en un juego de artes marciales donde se hizo una muestra de la destreza con armas indígenas, tales como las lanzas. La última interpretación fue una combinación de todo su repertorio en forma de agradecimiento al público asistente.

Senegal tuvo su representación en el grupo Jammu. Este conjunto persigue la combinación perfecta entre música y espiritualidad, y uno de los ejemplos más significativos de ello es el de uno de sus más importantes instrumentos: la Kora. En él, la calabaza representa el mundo; el mástil sobre el que están colocadas las cuerdas, el largo camino; y los dos pequeños palos de la parte posterior, la paz. Toda su actuación, llena de sonidos de percusión y trajes coloridos, giró en torno al concepto de paz.

De México, el público asistente disfrutó con los temas del Ballet Folkórico de la Universdad Autónoma de Coahuila. En su presentación, pusieron de relieve la variedad étnica presente en cada uno de los 32 estados que conforman México, que queda reflejado en la riqueza cromática de la vestimenta del grupo, marcada por el color oro, rojo y verde. En su actuación, el grupo americano presentó un cuadro revolucionario del norte, de influencia colonial, y otro cuadro de la zona central del país, de marcado acento indígena. En esta última, se pudieron ver a parejas ataviadas con indumentaria indígena, así como de huesos y plumas de aves.

La velada del Centro Cívico de Carrizal fue cerrada por el grupo Gorec, proveniente de Osetia. Dos temas fueron los interpretados por el conjunto. El primero de ellos representó los tiempos más antiguos de la región, vistiendo los bailarines trajes del siglo XIV. Este tema dio paso al segundo, una recreación de la batalla de Osetia con el pueblo turco. En ella se pudieron ver los veloces giros que caracterizan los bailes del este europeo, así como peligrosos juegos de espadas realizados por los hábiles bailarines.