Anoche se despidió oficialmente el XVIII Festival Internacional de Folklore Villa de Ingenio con un espectacular acto de clausura


clausura

Anoche se celebró el acto de clausura del XVIII Festival Internacional de Folklore Villa de Ingenio “Muestra Solidaria de los pueblos” en una plaza de La Candelaria muy bien engalanada con elementos canarios para recibir a las embajadas culturales nacionales e internacionales que se han dado cita en la presente edición.
En esta ocasión, por primera vez y de forma exclusiva, se unieron para la obertura del acto la banda de la Sociedad Musical Villa de Ingenio, la Escuela Municipal de Danza y el cantante Pedro Manuel Afonso con la interpretación conjunta de Nessum Dorma de Puccini para recibir luego las banderas del mundo que ondeaban movidas por los vientos alisios del Sureste y que permanecieron hasta el final del espectáculo tras ser colocadas en lo alto de la Plaza de La Candelaria al son de “Sombras del Nublo” de Néstor Álamo en el que también intervinieron los dos colectivos ingenienses y el cantante grancanario.
Seguidamente, llegó el colorido e internacional espectáculo folklórico que arrancó con la actuación de Coros y Danzas de Ingenio al completo. El grupo anfitrión, representando a las agrupaciones de la Villa, inició su actuación con unos versos a cargo de cuatro niños del Aula del Verso Improvisado “Juanico Nuez” que fueron dando paso primero al Santo Domingo y Seguidillas bailado por los más pequeños y a la Polca del Capotín, luego, a cargo de los grupos adultos.
El grupo Rebulir nos trasladó hasta el Norte de España con sus ritmos gallegos bailados al son de gaitas, tambores y panderetas, dando paso a la Asociación Rangpuhar de la India que llenó el escenario con sus coloridos trajes y sus sonidos exóticos.
El verseador grancanario Yeray Rodríguez estuvo presente un año más en este acto de clausura y con sus décimas cantó y exaltó “esta unión de los pueblos a través de sus tradiciones”. Y seguidamente, representando a Canarias, llegó Coros y Danzas de Valle Gran Rey de La Gomera que con sus característicos sonidos de chácaras y tambores fueron ocupando la plaza hasta situarse en el escenario.
Posteriormente, le tocó el turno a Valencia, a la estampa gaucha de Brasil y a las estilizadas coreografías de Armenia.
Por último, todos los grupos participantes ocuparon juntos el escenario para despedirse bailando y cantando el himno del Festival. Antes el conductor del acto, Manuel Pérez, ataviado con una camisa calada por la artesana ingeniense Amparo Sánchez, dio las gracias a las instituciones, empresas y sobre todo a los ingenienses y otros visitantes “por hacer este médano de culturas”.